Seguidores

Inicio

lunes, 15 de mayo de 2017

Sentimientos #4

Vuela muy algo mi pequeña mariposa y no permitas nunca que corten tus alas.
Vuela libre, siente, vive, ama, pero no olvides nunca el camino de vuelta, por si decides volver, esta puerta siempre estará abierta.

No tengas miedo de equivocarte, si te equivocas es porque lo has intentado y es el primer paso hacia el camino que va a tus sueños.
Yo estaré muy cerca y seguiré tus pasos como siempre lo he hecho.


No tengas miedo a fracasar, son las mejores lecciones de la vida.
Yo estaré a tu lado para secar tus lágrimas y hacerte sonreír.

No tengas miedo de caerte, las caídas te harán más fuerte. 
Yo te ayudaré a levantarte y estaré como siempre para curar tus heridas.

Pero este camino debes emprenderlo tu sola, debes aprender a equivocarte, a rectificar y a pedir perdón, debes aprender a fracasar y coger impulso para volver a intentarlo.

En el camino encontrarás personas que querrán hacerte daño, otras querrán pisarte y otras apartarte de lo que más te importa, pero también habrán personas que se quedarán contigo, te querrán, te ayudarán a seguir adelante quieras o no, así que a esas personas debes mantenerlas muy cerca.

Sé que llegará ese día, no quiero ni pensarlo, pero sé que debe ser así.
Quizás en mi mente te vi a mi lado siempre, te vi acurrucada en mis brazos, acariciándote el pelo hasta dormirte o cantando la más dulce de las canciones para que dejes de llorar. 
Pero sé que no es así, que no debe ser así.

Así que no me escuches si alguna vez te pido que te quedes a mi lado, no me escuches si te pido que te vayas.

Perdóname si te pido que no te marches, sé que es egoísta por mi parte. 
Perdóname si en alguna ocasión creí que eras solo para mi, que eras de mi propiedad, ahora entiendo que solo fue un préstamo que me concedió la vida, para poder disfrutarte, para aprender de ti, para cambiar lo peor de mi para darte lo mejor.

Un préstamo que nos enseña a amar a alguien más que a nosotros mismos y a la vez a dejarlo ir cuando llega el momento.
En realidad no te dejo ir, porque nunca te tuve, solo es un maravilloso préstamo que nos concedió la vida. 

Como pasa el tiempo, mírate,  ya eres una hermosa mariposa, eres como una estrella fugaz, pasas muy de prisa pero iluminas dejando la más hermosa de las huellas.

Eres el amor de mi vida,  dejaste mi vida llena y a la vez vacía, es algo tan fuerte que duele y a la vez calma. 

No tiene explicación, darlo todo y no saber nunca si lo estás haciendo bien.
Invertir toda tu vida a sabiendas de que solo será un préstamo, no será nuestro, es más, se llevará parte de nosotros.

ASí que cuando llegue ese día, espero que lleves tu equipaje cargado de momentos inolvidables, de risas y de aventuras, pero sobre todo lleno de amor y de muchas ganas de volver a mi lado, aunque sea por un instante, acurrucarte de nuevo hasta que te duermas.

Espero que hayas sentido tanto amor como yo siento dentro cuando te miro, siempre serás mi pequeña mariposa y siempre esperaré con la luz encendida por si no encuentras el camino de vuelta.

No dejes de sonreír nunca, no dejes que nadie apague esa hermosa sonrisa.
No hay estrella más hermosa en el firmamento que la que dibujas con tu sonrisa, ni hay amor tan grande que pueda caber en un poema.


Muchas gracias por formar parte de mi rincón.
                   
                                                Hasta Pronto



No hay comentarios:

Publicar un comentario